ALUMINIOS GARCILASO
93 340 32 23

¿POR QUÉ ALUMINIO? SEGURIDAD

Además de las otras ventajas de los sistemas de aluminio como la variedad de colores, la sostenibilidad y la sencillez de mantenimiento, el material también es extremadamente seguro, lo que le convierte en uno de los materiales de construcción más utilizados. Los sistemas de perfiles y accesorios ofrecen resistencia al robo, a terremotos, fuego, humo y protección antibala.

RESISTENCIA AL ROBO

 

Las ventanas y las puertas deben tener suficiente seguridad básica. Las ventanas y puertas de aluminio son muy resistentes a los robos debido a la extrema dureza y resistencia a la deformación del material base.

 

SISTEMAS A PRUEBA DE LADRONES

 

Hay sistemas adicionales que aumentan la seguridad en las ventanas y balconeras. En las correderas es posible colocar cierres multipunto y cierres centrales. En las practicables y oscilobatientes se pueden colocar manetas con llave. En las puertas de entrada es posible aconsejable usar bombines antitaladro de seguridad con llave de puntos. Y así los ladrones se quedarán afuera pasando frío…

 

Hay diversas opciones para la seguridad adicional de ventanas y puertas de aluminio. Por ejemplo, instalaciones de seguridad especiales con varios puntos de cierre y un pasador. Esto hace casi imposible para los ladrones taladrar la cerradura o romper la ventana para abrirla con una palanca. La seguridad también aumentará si se sustituye el vidrio existente por uno de seguridad.

LA SEGURIDAD EN LAS VENTANAS PRACTICABLES

 

Son las menos susceptibles de ser abiertas, ya que sus cierres a presión ofrecen una gran resistencia. Sólo hay que comprobar que cierren correctamente y la hoja presione bien en el marco al cerrar. Si tiene una altura superior a 1,25 m. es recomendable colocar un tercer punto de cierre central, así como una tercera bisagra también central.

 

Como en los cierres multipunto de las correderas, también existen cremonas para practicables, con un cierre de llave incorporado que bloquean el mecanismo, ideales también para la seguridad infantil.

Cremona con llave

LA SEGURIDAD EN LAS VENTANAS OSCILOBATIENTES

 

Son las menos susceptibles de ser abiertas, ya que sus cierres a presión ofrecen una gran resistencia. Solo hay que comprobar que cierren correctamente y la hoja presione bien en el marco al cerrar.

 

En las oscilobatientes es recomendable un mínimo de tres puntos de cierre, dos en el lateral y uno en la parte superior, así como un seguro antielevacion cuando esta en la posición de basculante. A partir de 1,25 m. de altura, como en las practicables, deben tener un tercer punto de cierre central. Estas ventanas no pueden disponer de una tercera bisagra central, así que a modo de seguridad y en dicha posición, se incorporan unos cierres laterales. A partir de 1 m. de ancho debe tener un punto de cierre horizontal adicional y, dependiendo del peso de la puerta, un complás suplementario.

 

Como en los cierres multipunto de las correderas, también existen cremonas para oscilobatientes, con un cierre de llave incorporado que bloquean el mecanismo, ideales también para la seguridad infantil.

Cierre central con llave

Cierre multipunto

LA SEGURIDAD EN LAS VENTANAS CORREDERAS

 

En principio, este tipo de ventanas son las mas susceptibles de ser abiertas desde fuera con relativa facilidad. Sin embargo, en las correderas actuales y siempre que sean del perfil europeo perimetral, van incluidos dentro de las hojas unos topes que permiten, además de un correcto funcionamiento al deslizarse, que sea mas complicado forzarlas desde fuera por el método de la palanca. Asegúrese de que los topes de su corredera estén correctamente colocados, además del cortavientos superior (una felpa que se coloca en la parte superior e inferior del marco para aislar del exterior).

 

Es posible colocar accesorios adicionales para una mayor seguridad.

 

El más común, sencillo y eficaz, es un cierre central adicional con llave. Empotrado en el centro del perfil de la primera hoja y mediante una llave, un pivote entra en la segunda hoja bloqueándola. Esto permite que aunque salte el cierre, no se puedan abrir las hojas. Es muy recomendable asimismo, para la seguridad infantil, ya que al ser de llave, impide la obertura también por el interior.

 

Existe, además del típico cierre de gancho, un cierre de cremona de presión (cierre multipunto), igual como la de las ventanas practicables, donde cierran en dos o tres puntos, a diferencia del de gancho que solo es uno. Es un sistema ideal para las correderas más grandes, ya que además de los puntos de cierre, tiene un sistema antielevación que impide la apertura con palanca. Existen también en los sistemas multipunto, la opción del cierre con cerradura, este bloquea el cierre ofreciendo una seguridad añadida, además de ser ideal también para la seguridad infantil porque impide al accionamiento interior por tener la cerradura con llave.

Pestillos de seguridad

Persiana de aluminio extrusionado autoblocante

LA SEGURIDAD EN LA CARPINTERIA DE ALUMINIO. LAS PERSIANAS

 

Es uno de los elementos más débiles en cuanto a seguridad en la carpintería de aluminio. Las persianas de aluminio térmicas (o “alutermic”) ofrecen una solución al aislamiento térmico y acústico, pero no en cuanto a la seguridad. Si bien es cierto que les podemos añadir unos cierres pasadores en la ultima lama que cierra en su propia guía, esto solo retrasará a un posible ladrón, ya que son lamas relativamente elásticas y que ofrecen muy poca resistencia al intentar doblarlas, ya que la capa de aluminio es mínima y su interior es de espuma de poliuterano.

 

Una solución valida serian las persianas de seguridad o autoblocantes o las de tipo gradhermetic, que son persianas de lamas graduables. No llevan aislante térmico, pero sus lamas tienen un considerable grosor ya que en vez de aluminio perfilado son de aluminio extrusionado, por lo que aumenta su resistencia, evitando que la suban mediante palanca.

LA SEGURIDAD EN LA CARPINTERIA DE ALUMINIO. LOS CRISTALES

 

Los cristales ocupan la mayor parte de la extensión de las ventanas y por eso son un factor clave tanto en la funcionalidad, estética, aislamiento y seguridad. Hoy en día un cristal de cámara (cristal doble Aislaglas o Climalit) nos ofrece una mayor seguridad que un cristal sencillo, ya que térmica y acústicamente ofrece un mayor rendimiento.

 

En el tema de seguridad este rendimiento es menor. Para aumentar la seguridad en un cristal lo aconsejable es colocar un vidrio laminado, ya sea sencillo o en un cristal de cámara (siempre instalado en la parte exterior).

El vidrio laminado es un cristal compuesto, donde una fina lámina de plástico (butiral de polivinilo) une a dos cristales sencillos. Esta lamina proporciona una eficaz resistencia ya que en caso de rotura los cristales no saltan, sólo se cuartean ya que se quedan pegados a dicha lámina. Son los típicos cristales de los escaparates de tiendas y comercios.

 

El cristal laminar mas fino seria un 3+3 (dos cristales sencillos de tres milímetros de grosor unidos por una lamina de butilo). De este mínimo y para aumentar la seguridad podemos seguir aumentando tanto el grosor del cristal como el número de láminas y cristales. Así, la UE marca unas especificaciones técnicas obligatorias para denominar a los diferentes tipos de cristales laminares según su resistencia. Un laminar simple serían dos cristales de 3 o 4 mm. (3+3 o 4+4), laminar fuerte (5+5 o 6+6), laminar antirrobo tres cristales de 4 mm. unidos por dos laminas (4+4+4 y superiores) y antibala el mínimo sería una composición de cuatro cristales de 4 mm. (4+4+4+4 y superiores).

 

Lógicamente cuanto mayor es el espesor y el numero de laminas mayor será la seguridad que ofrecerá, así como también su precio. Pero tiene la ventaja de que ademas de la seguridad, estos cristales ofrecen un mayor aislamiento térmico y acústico.

LA SEGURIDAD EN LA CARPINTERIA DE ALUMINIO. PUERTAS DE ENTRADA

 

La puerta entrada es donde tendremos que tener mas precauciones para que los ladrones entren. La solución sería, además de contar con una perfilería robusta, una cerradura de golpe y llave con tres puntos de cierre con un bombín de seguridad antitaladro con llave de puntos. Además, contaremos con tres bisagras tipo XL o XXL (como las bisagras de las puertas de los bancos). Así evitaremos que nos abran mediante palanca o radiografía y les será muy complicado romper o forzar el bombín.

 

Si la puerta lleva un panel decorativo, tendremos que cerciorarnos que como mínimo su interior sea de madera contrachapada (DM) y de al menos 20 mm. de grosor.

 

Si lleva algún elemento de cristal, es imprescindible que sea del tipo laminar, con una composición mínima de 4+4.

ENLACES RELACIONADOS

Aluminios Garcilaso, S.C.P. | Calle Garcilaso, 194, 08027 Barcelona | Tel. y fax 93 340 32 23 | aluminiosgarcilaso@gmail.com

Website by Tonino