ALUMINIOS GARCILASO
93 340 32 23

¿POR QUÉ ALUMINIO? ECOLOGÍA

Desde que la Revolución Industrial del siglo XIX expandiera la utilización del aluminio, este metal ha ido ocupando cada vez más lugares en nuestra vida diaria y hoy en día es prácticamente impensable vivir sin este material que está presente sobre todo en la industria del transporte, la construcción y la alimentación.

 

El aluminio es un metal ligero extraído de la bauxita, el tercer elemento más común de la corteza terrestre, del cual se estima que hay reservas para 200 años. Sus características más apreciadas son:

 

 - Excelente conductor del calor y de la electricidad, así como un buen reflector de la luz.

 

 - Material fácilmente maleable.

 

 - Impermeabilidad a pesar de su delgadez en casos como el del papel de aluminio, que no   permite que las sustancias envasadas pierdan su aroma ni su sabor.

 

 - Bajo peso, que en relación a su resistencia, lo convierten en un material excepcional como barrera de protección o aislamiento.

CICLO DE VIDA

 

El ciclo de vida del aluminio empieza con la extracción de bauxita, de la que posteriormente se extrae la alúmina, la materia prima para la producción del aluminio primario, que se realiza mediante la electrólisis.

 

La siguiente etapa es la semi-fabricación, la cual conlleva diferentes procesos industriales (laminado, fundición, extrusión), y de ahí se transforma en productos manufacturados.

 

La mayoría de los productos fabricados en aluminio se destinan a los sectores del transporte, la construcción, el envasado y el embalaje, y la ingeniería.

 

Posteriormente, el aluminio se recoge, se recicla y se reutiliza a partir de la etapa de la semi-fabricación.

UN MATERIAL 100% RECICLABLE

 

El aluminio es un material 100% reciclable sin pérdida de sus cualidades, por lo que se ha ganado la denominación de “metal verde”. Y más del 75% del aluminio producido desde hace más de 100 años está todavía en uso. Actualmente, en Europa la tasa de reciclado supera el 92%; un  42% en latas de bebidas y conservas, un 85% en construcción y un 95% en transporte.

 

El reciclado evita principalmente la extracción masiva de bauxita de las minas y le da una nueva vida a toda esa inmensa cantidad de desechos tanto domésticos como industriales que generamos.

 

El aluminio es un material seguro para los seres humanos, pues no libera casi ningún tipo de emisión tóxica durante su procesado o durante su utilización y además tampoco se corroe con el paso del tiempo. Así mismo, es un material extremadamente ligero que permite un empleo de energía mucho menor durante el transporte, haciendo que los niveles de emisiones de CO2 sean también menores.

 

Una tonelada de aluminio reciclado es capaz de proporcionar un ahorro de alrededor de 4 toneladas de bauxita, y un 95% de la energía necesaria para producir aluminio como materia prima. Cada año, gracias al reciclaje de chatarra de aluminio se consiguen ahorrar alrededor de 80 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero, o el equivalente a la eliminación de unos 15 millones de coches del parque automovilístico mundial.

CÓMO SE FABRICA EL ALUMINIO

 

El aluminio es el metal más abundante en la corteza de la Tierra. Compone aproximadamente el 8% del peso de la superficie sólida de la Tierra. La mayor concentración de óxido de aluminio se encuentra en el mineral de bauxita. El aluminio puro se obtiene al extraer la alúmina de la bauxita. Por medio de un baño electrolítico, de 1,9 kg de alúmina se obtiene 1 kg de aluminio puro.

IMPACTO ECOLÓGICO

 

La elevada durabilidad del aluminio y la capacidad de ser 100% reciclable sin pérdida de calidad han cimentado su reputación como el metal ecológico. Su resistencia notable y las características anticorrosión y de bajo mantenimiento le convierten en el material de construcción definitivo para una industria que está buscando constantemente alternativas más ligeras, resistentes, duraderas y ecológicas.

 

RECICLAJE

 

Nada menos que el 75% de todos los productos de aluminio fabricados siguen en uso en la actualidad; el aluminio se puede reutilizar para los mismos fines una y otra vez. Esto da lugar a un fondo de aluminio virtual que se rellena de forma continua a partir de sus propias aplicaciones. A diferencia de otros materiales, el aluminio no pierde sus características exclusivas en ninguna parte del proceso.

 

Además, el reciclaje tan solo necesita un 5% del aporte energético original, lo que ahorra 9 toneladas de emisiones de CO2. El reciclaje de la chatarra de aluminio ahorra en la actualidad aproximadamente 80 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero cada año. Esto es equivalente a retirar 15 millones de coches de las carreteras de todo el mundo.

 

En Aluminios Garcilaso estamos comprometidos con el medio ambiente. Nos encargamos de separar para reciclar personalmente todo el material extraído de nuestros trabajos. Vidrios, plásticos, metales, madera… todo es separado y llevado a un Punto Verde con el fin de, en primer lugar mejorar el medio ambiente, y en segundo lugar desalojar nuestro medio de transporte para poder agilizar el trabajo. En el taller, los despuntes de aluminio restante tras la fabricación, es recogido por una empresa dedicada a este fin, para su posterior reciclaje, que en un cierto porcentaje será incluido en el nuevo material recién extrusionado e incorporado a las nuevas estructuras mecanizadas. Otra empresa aparte, se encarga del mismo modo del vidrio, reciclando los retales restantes de nuestros cortes de vidrio.

ENLACES RELACIONADOS

Aluminios Garcilaso, S.C.P. | Calle Garcilaso, 194, 08027 Barcelona | Tel. y fax 93 340 32 23 | aluminiosgarcilaso@gmail.com

Website by Tonino